Basílica de San Pietro in Vincoli

A pesar de encontrarse muy cerca de la parada de metro Cavour de la línea B, no es tan sencillo visitar San Pietro in Vincoli. Es casi un corto peregrinaje para contemplar una de las esculturas más famosas de la historia: el Moisés de Miguel Ángel del mausoleo inacabado de Julio II.

La subida desde Vía Cavour hasta San Pietro in Vincoli transcurre en un estrecho paso que incluye escaleras y un pequeño túnel. Así es Roma. A veces hay que perderse un poco para encontrar lo que buscas. Más sencillo es llegar desde la zona del Coliseo por la Via della Polveriera.

 

 

 

“Levántate y anda”

 

 

 

Cuando llegas a la plaza que da acceso a la basílica todavía no te lo acabas de creer: ¿Realmente aquí dentro está el Moisés de Miguel Ángel? Y es que San Pietro in Vincoli no es el templo más destacado de la Ciudad Eterna. Al complicado acceso se une una fachada extraña. Este hecho favorece que esta basílica no se encuentre tan masificada como otras de la capital italiana.

Cuenta la leyenda que las cadenas que llevó San Pedro en Jerusalén se unieron a las que oprimieron al apóstol durante su estancia en una cárcel romana. Las cadenas resultantes de esta fundición constituyen otro de los atractivos del templo. Los podemos observar en un relicario bajo el altar principal de la basílica.

Pero nada más entrar en ella, lo primero que buscamos es el Moisés. A la derecha del altar se encuentra el mausoleo de Julio II. Este Papa fue el mecenas más importante del Cincuecento romano. A él le debemos el encargo de la Capilla Sixtina, uno de los grandes hitos de la historia del arte.

Para su tumba contó con uno de sus protegidos: el genial Miguel Ángel. El artista florentino se tomó muy en serio el proyecto, tal y como acostumbraba.Sin embargo, la tumba de Julio II sería a la postre una de sus mayores decepciones, ya que no pudo completar su ambiciosa idea original.

Buena parte de las esculturas y los relieves que forman parte de la tumba fueron terminados o ejecutados por sus discípulos. Pero nos queda el Moisés, una de esas esculturas que ha trascendido hasta convertirse en icono artístico.

El gran tamaño de la pieza con su poderosa anatomía, especialmente apreciable en sus brazos, asombra a cualquier observador. Su mirada reconcentrada simboliza el complicado carácter de Moisés -y tal vez del propio Miguel Ángel-, que sujeta las Tablas de la Ley. La obra impactó al propio escultor que, según cuenta la leyenda, golpeó su pieza con el cincel invitándole a que se levantará y hablara.

 

El Moisés, mejor iluminado

No te olvides de introducir una moneda para iluminar el mausoleo. Si tienes suerte y no hay muchos turistas, lo más probable es que la obra esté en penumbra. Como en muchos otros edificios religiosos de Roma, podremos contemplar esta pieza iluminada con una donación. Recuerda que visitar esta iglesia, como muchas otras, es gratis…

 

Horarios y precios

Todos los días de 8:00 a 12:30 y de 15:30 a 18:00. En verano hasta las 19:00.

Entrada gratuita.

 

Transporte:

Metro: Cavour.

Localización: 
Piazza di San Pietro in Vincoli, 4/a 00184
Roma , RM
IT

Lugares cerca de Basílica de San Pietro in Vincoli

Valoración: 
Sin votos (todavía)
Publicado por

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío de mensajes basura.