Capilla Sixtina

Frescos de Miguel Ángel
Escalera de caracol

Hemos dicho que el Coliseo, la Fontana de Trevi y San Pedro del Vaticano son los tres símbolos de Roma. Pero  el impacto que  produce en el visitante la contemplación de los frescos de la Capilla Sixtina, no tiene comparación con cualquier otro monumento de la capital italiana.

En la cultura popular, decir «es  la capilla sixtina»  de cualquier cosa, significa que es lo máximo que puede alcanzar. No es para menos. Esta estancia es una de las cimas del arte de todos los tiempos.

 

El programa iconográfico de la Capilla Sixtina

La parte inferior de las paredes laterales está decorada con falsos cortinajes de oro y plata con emblemas de Sixto IV. En la mediana, aparecen los episodios de la vida de Moisés y Jesús. Y encima se encuentran los Papas. Todo ello es coronado por los ancestros de Cristo y por fin la bóveda con las escenas del Génesis.

Sixto IV fue el Papa que mandó construir esta sala rectangular con bóveda rebajada (1475-1481), de ahí el nombre de la capilla. De esta época datan los frescos de las paredes laterales y del altar que incluyen obras de Botticelli, Perugino, Ghirlandaio y Pinturicchio, varios de los pintores más importantes del Quattrocento italiano.

Recomendamos al visitante que no se olvide de observar estos frescos. Es cierto que el mito está asociado a la posterior intervención de Miguel Ángel, pero varias de estas piezas son obras maestras, especialmente Las Tentaciones de Cristo de Botticelli y La entrega de las llaves a San Pedro de Perugino.

Fue Julio II el que continúo con la decoración de la capilla contando con uno de sus protegidos: Miguel Ángel. El artista florentino apenas tenía 30 años (1508-1512) cuando acometió la primera fase de su mítica intervención en la Sixtina.

Sustituyó la original bóveda celeste estrellada por un ciclo narrativo del Génesis, incluyendo la memorable Creación de Adán. Destacan, así mismo, las escena del Pecado Original y la Embriaguez de Noé. También se ocupó en esta fase de las figuras de sibilas y profetas del nivel inferior. Todas ellas piezas muy reproducidas.

No podemos evitar citar la elocuente y famosa conversación entre Julio II y Miguel Ángel: "¿Cuándo vas terminar la Capilla Sixtina?", preguntó el Papa. "Cuando pueda", zanjó el genio.

 

El Juicio Final

Lo que convierte a la Capilla Sixtina en algo especial es, además de su altísimo grado de calidad artística y la presencia de obras de tantos genios de la pintura renacentista, es que Miguel Ángel remató la estancia con el Juicio Final, lo que nos permite apreciar la evolución del estilo pictórico del genio florentino.

Buonarroti ejecutó el fresco de la pared del fondo entre 1535 y 1541, más de dos décadas después de su primera intervención. Es el terrible Juicio Final con un estilo que anuncia ya el Manierismo, la evolución que tendrá el arte durante el XVI y que conducirá al Barroco.

Miguel Ángel, en el otoño de su vida, diseña y pinta una escena que parece vibrar de vida y salir de la pared. Un espectáculo para los sentidos que deslumbra.

La Capilla Sixtina no tiene parangón en todo el mundo. Debemos dedicarle el tiempo necesario, muchos visitantes pasan horas en esta estancia. Cuidado con los mareos producto de mirar tanto hacia todas direcciones. Aconsejamos descansar un poco en las bancadas laterales y volver a levantarnos después para continuar deleitándonos.

 

Horarios y precios

De lunes a sábado de 9:00 a 16:00. Cierre a las 18:00. Cierra todos los domingos, menos el último de cada mes en el que la entrada es gratuita.

Adultos: 16€. Entrada reducida: 8€. (La misma entrada que da acceso a los Museos Vaticanos)

 

Transporte

Metro: Cipro-Musei Vaticani, línea A.

Localización: 
Cappella Sistina
Vaticano , RM
IT

Lugares cerca de Capilla Sixtina

Valoración: 
Sin votos (todavía)
Publicado por

Comentarios

Hay que presevar esta maravilla del genio de los genios, quien no puede dejar de sentir una inmensa emocion, al observar la obra pictorica mas importante de la humanidad, es un placer para quienes la vieron o no, poder deleitarse con este maravilloso espectaculo, pero hay que preservarla decia, ya que segun los cientificos, la cantidad de público que la visita a diario le quita el oxigeno vital para su perduracion a traves de tiempo, en manos de ellos esta su inmortalidad. Tal vez deberian hacer una bóveda de cristal, con un clima adecuado , como ya es normal de ver en numerosas obras, (LA GIOCONDA), la piazza Armerini en Sicilia etc. Gracias a quienes hicieron factible esta maravilla.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío de mensajes basura.