Basílica de Santa María la Mayor

La Basílica de Santa María la Mayor forma parte del grupo de las cuatro basílicas mayores de Roma junto a San Juan de Letrán, San Pedro del Vaticano y San Pablo Extramuros. Salvo San Pedro, el resto se encuentra en la ciudad de Roma, pero pertenecen formalmente al Estado Vaticano.

 

Santa María de la Nieve

¿Qué es una basílica mayor? El concepto surge en el siglo XIV, cuando el papa Bonifacio VIII instituye el año santo y las indulgencias. A grandes rasgos, si los penitentes visitaban las basílicas mayores, sus pecados serían perdonados.  Santa María la Mayor sería la última construcción en unirse a este grupo.

Detrás de la edificación de esta basílica también tenemos una leyenda: el 5 de agosto del 356 se produjo una nevada que dejó la marca de los planos de la futura construcción. No obstante, serían varias décadas más tarde cuando se iniciaría el proyecto.

Las tres naves con columnas que sostienen un entablamento decorado con un friso altomedieval nos recuerdan a la estructura de las primeras construcciones paleocristianas. De hecho, uno de los principales atractivos de la basílica de Santa María la Mayor es esta disposición interna que nos remite a los modelos originales.

No importa no sepamos mucho de arte o arquitectura, la perspectiva que se nos abre cuando entramos en la basílica supone un verdadero goce estético. No obstante, Santa María la Mayor ha sufrido muchas remodelaciones, principalmente la que se llevó a cabo durante el siglo XVIII.

El techo artesonado de madera usó, según dice la leyenda, el primer oro procedente de América, donado por los españoles. En el arco de triunfo que da acceso al ábside tenemos mosaicos de época bajo imperial romana.

El visitante también debe acercarse a las capillas, destacando la Sixtina diseñada por Domenico Fontana o la Paulina con frescos de Guido Reni. Y atención porque Miguel Ángel fue el responsable del proyecto de la capilla Sforza, construido por Giacomo della Porta, artífice de la famosa portada de la iglesia del Gesù.

La plaza que da acceso a la basílica nos permite ver desde una buena distancia la exuberante portada de Ferdinando Fuga, añadida a la construcción original a principios del XVIII. A la derecha aun se mantiene el campanile románico, muestra de la combinación de estilos y periodos cronológicos de la Basílica de Santa María la Mayor.

 

La joya escondida de Santa Práxedes

Recomendamos al visitante que, si tiene tiempo, se acerque a la cercana Basílica de Santa Práxedes. ¿Qué ver en ella? La capilla de San Zenón es una de las joyas escondidas de Roma. Esta pequeña construcción es el monumento bizantino más importante de la capital italiana y una maravilla visual, con su explosión de colores en un espacio mínimo. Y si continuamos hacia el sur por la Vía Merulana podemos visitar San Juan de Letrán y la Scala Santa.

 

Horarios y precios

Todos los días de 7:00 a 19:00 horas.

Entrada gratuita.

 

Transporte

Metro: Termini, líneas A y B. Autobús: líneas 16, 70, 71 y 714.

Localización: 
Piazza di S. Maria Maggiore, 42 00100
Roma , RM
IT

Lugares cerca de Basílica de Santa María la Mayor

Valoración: 
Sin votos (todavía)
Publicado por

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío de mensajes basura.