Palatino

Estadios domicianos
Puerta palatina

El Palatino es un lugar mítico de Roma puesto que marca el origen de la ciudad. La tradición siempre ha situado en el Palatino el punto en el que Rómulo fundó la ciudad y dispuso su primera residencia. Este hecho es apoyado por las posteriores residencias imperiales y por las investigaciones arqueológicas.

De hecho, existen vestigios de asentamientos de la Edad del Hierro que corroborarían el mito asociado a Rómulo. Por todo ello, a la hora de visitar Roma, el Palatino es uno de los lugares con más mística.

 

La visita al Palatino

La entrada que da acceso al Foro Romano también nos permite visitar el Palatino y el Coliseo. Si acudimos temprano, se puede ver el Foro y la colina en una mañana. El acceso habitual es por la taquilla tras la cual se encuentra el célebre Arco de Tito. A la izquierda se encuentra la subida al Palatino y de frente y la derecha está el Foro Romano.

Nosotros aconsejamos visitar primero el Foro y luego pasear por la colina, un espacio más tranquilo y con menos turistas. El Palatino está salpicado de construcciones romanas de varias épocas, restos de templos, residencias y algunos escondites muy sugerentes. Un lugar para perderse e imaginar el esplendor de la época imperial.

¿Por qué los primeros romanos se asentaron aquí? Es un lugar bien protegido y desde el que se domina todo el espacio circundante, especialmente la Isola Tiberina, que ocupaba el mercado principal de la Roma Antigua, cruce de caminos de comerciantes griegos, etruscos y fenicios.

¿Qué ver en el Palatino? Una de las visitas más populares es la Casa Romuli, un espacio en el que se combinan templos de la etapa republicana (Della Magna Mater, siglo II a.C.) con las cabañas asociadas a la primera residencia de Rómulo y que las pruebas arqueológicas sitúan en el VIII a.C.

Augusto, el primer emperador, no dudó en situar en esta zona su residencia imperial, para vincularse simbólicamente con el mítico fundador de la Ciudad Eterna. La denominada Casa de Augusto fue descubierta en los años 60. Cerca de ella está la Casa de Livia, mujer de Augusto y que todavía conserva pinturas en el triclinio.

Más tarde, los diferentes emperadores fueron ampliando las estancias. La Domus Flavia es otro espacio bien conservado al sur de la Casa de Augusto. Tampoco debemos perdernos los jardines farnesianos. Durante el XVI, tras siglos de decandencia,  el Palatino conoció otro momento del esplendor cuando la familia Farnesio ubicó en la zona una de sus residencias. 

 

El Museo, el estadio y las vistas

Además, el Palatino cuenta con un pequeño museo que expone algunas piezas rescatadas durante las investigaciones arqueológicas. Así mismo,  en el extremo norte nos encontramos con unas maravillosas vistas de la ciudad y en el extremo sur, podemos ver el estadio palatino, de tamaño mucho más modesto que el vecino Circo Máximo.

 

Horarios y precios

De 8:30 a una hora antes de que se ponga el sol.

Adultos: 12€. Entrada reducida: 7,50€ (la entrada da acceso al Foro Romano y al Palatino)

 

Transporte

Metro: Colosseo, línea B.  Autobús: líneas 60, 75, 84, 85, 87, 117, 175, 186, 271, 571, 810 y 850.

Localización: 
Via di San Gregorio
Roma , RM
IT

Lugares cerca de Palatino

Valoración: 
Promedio: 5 (1 vote)
Publicado por

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío de mensajes basura.