Termas de Caracalla

Paseo por las termas

Las Termas de Caracalla fueron las más importantes de Roma hasta la construcción de las Termas de Diocleciano. Tenían una capacidad para 1600 personas lo que nos da una idea de su amplitud. Además, son las termas mejor conservadas. Así, el visitante puede imaginar cómo eran este tipo de edificios de tanta trascendencia en la vida social de la Roma Antigua.

A la hora de visitar Roma, uno de sus puntos a favor es que la mayor parte de zonas artísticas se encuentran muy cerca unas de otras. Las Termas de Caracalla quizás son una excepción ya que están bastante al sur. No obstante, la parada Circo Massimo de la línea B se encuentra a pocos minutos, así que no tenemos excusa

 

La vida social en la Roma Antigua

Como sabemos, las termas eran uno de los lugares predilectos de los romanos de todo el imperio para el esparcimiento. Aquí se citaban los ciudadanos para hablar y relajarse. Y también para tratar negocios o comentar la situación política. Serían como los bares de la actualidad…

Te recomendamos qué ver en las Termas de Caracalla. Aunque muchos de sus muros y bóvedas ya no existen o están en ruina, la planta del edificio nos permite distinguir los distintos espacios. El pórtico rodeaba el conjunto y su perímetro era un cuadrado de unos 330 metros de lado.

Recordemos que la entrada a las termas era gratuita. Lo primero que hacían los visitantes era pasar por el vestuario. En las palestras se hacían ejercicios y algunas competiciones. El laconicum era la zona de calor seco, más tarde en el tepidarium los visitantes tomaban baños templados, en el frigidarium estaban los baños de agua fría y finalmente el caldarium era la sala de agua caliente.

En las Termas de Caracalla, el caldarium es uno de los espacios más importantes, con su cúpula que cubría un majestuoso espacio circular. Además, estas termas contaban con un gran piscina rectangular para nadar (el nadatio), un pequeño estadio externo para competiciones y una biblioteca en uno de los extremos.

 

3 siglos de historia

La construcción de las Termas de Caracalla finalizó en el 216 d.C., un año antes de la muerte del emperador. Durante décadas fueron las termas más grandes del imperio, hasta que Diocleciano construyó las suyas más al norte.

Tal era el tamaño de las termas que hubo que construir un acueducto exclusivo para dotar de agua a las instalaciones. Hasta 80.000 litros de agua llegaban diariamente a las dos cisternas que surtían de agua a las termas. Una obra de ingeniería civil impresionante que nos transmite el grado de excelencia que alcanzó la arquitectura pública en época romana, muy superior a la griega.

En el 537, las termas cerraron al público tras la destrucción del acueducto por parte de los ostrogodos.

 

Horarios y precios

De 9:00 hasta una hora antes de que se ponga el sol (en enero hasta las 16:30, en agosto hasta las 19:30.)

Adultos: 6€. Entre 18 y 24 años: 3€. Menores de 18 años: entrada gratuita.

 

Transporte

Metro: Circo Massimo, línea B. Autobús: líneas 118, 160 y 628.

Localización: 
Viale delle Terme di Caracalla
Roma , RM
IT

Lugares cerca de Termas de Caracalla

Valoración: 
Promedio: 5 (3 votes)
Publicado por

Añadir nuevo comentario