Castillo Sant'Angelo

Murallas del Castillo Sant'Angelo

Uno de los itinerarios predilectos por el viajero para visitar el Vaticano tiene en el Castillo Sant’Angelo la última parada. Si venimos desde el otro lado del Tiber, debemos tomar Corso Vittorio Emanuele II y al final girar a la derecha por Via del Banco di Spirito Santo. Pronto nos encontraremos con el Ponte Sant’Angelo que conduce al castillo.

Es un buen momento para detenerse y disfrutar de las vistas que tenemos desde el puente. El Castillo Sant’Angelo es uno de los monumentos más singulares de Roma. Su origen es romano, pero las modificaciones posteriores de época medieval y renacentista convirtieron este lugar en la fortaleza que hoy conocemos.

 

Las leyendas del castillo

A principios de siglo II d.C, el emperador Adriano comenzó a idear su tumba. Después de su muerte comenzaron los trabajos. El edificio original con planta circular marcó el desarrollo posterior de la construcción. Tenía una muralla cuadrada de 86 metros de lado que albergaba en su interior el edificio con planta de circular de 64 metros de diámetro.

El Castillo Sant’Angelo funcionó durante varias décadas como mausoleo imperial y aquí fueron enterrados los diferentes emperadores hasta Caracalla. En la Edad Media, el Papado amplió sus usos, trasladando aquí el archivo secreto y el tesoro de la iglesia.

Este aire de misterio que aun hoy sugiere el Castillo Sant’Angelo fue aprovechado recientemente por Dan Brown en su novela Ángeles y Demonios. La película homónima, si no recordamos mal, también tiene una escena ambientada en el castillo.

Gracias a su tipología fortificada, el castillo cumplió también funciones defensivas durante muchos siglos. Así, el Castillo Sant’Angelo fue escenario de uno de los momentos más dramáticos del Saqueo de Roma por parte de la tropas imperiales de Carlos V.

Cuenta la leyenda que desde aquí, el artista Benvenuto Cellini hirió de muerte al Duque de Borbón, comandante de las tropas imperiales. La Guardia Suiza se encargó de proteger al papa Clemente VII y, a través del famoso Pasetto, el corredor secreto que une el castillo con San Pedro del Vaticano, el Papa pudo estar a salvo tras los muros de la fortificación.  

 

El Museo y las vistas

¿Qué ver en el castillo Sant’Angelo? A la hora de viajar a Roma, muchos turistas están muy interesados en estas leyendas que hacen de la capital italiana la Ciudad Eterna. Dentro del Castillo Sant’Angelo nos sentiremos como en una película de época. El Mausoleo y la fortificación están llenos de pasillos y zonas misteriosas que seducen al visitante.

Además, el castillo cuenta con un museo con cerámica, piezas escultóricas, pintura y armas de época. Pero lo más interesante del Castillo Sant’Angelo es su arquitectura, sus diferentes estancias y las vistas desde la zona superior. 

 

Horarios y precios

De martes a domingo de 9:30 a 19:30.

Adultos: 10,50€. Entrada reducida 7,50€. Menores de 18 años: Gratis.

 

Transporte

Autobús: líneas 23, 34, 49, 64, 87, 280, 492, 926 y 990.

Localización: 
Lungotevere Castello, 50
Roma , RM
IT

Lugares cerca de Castillo Sant'Angelo

Valoración: 
Promedio: 5 (1 vote)
Publicado por

Añadir nuevo comentario