Plaza de San Pedro

Estatuas de papas

Bernini (1598-1680) no daba abasto. No sabemos muy cómo se las arreglaba el artista napolitano, pero media Roma lleva su firma. Sí, estamos exagerando, pero no hay duda de que el Miguel Ángel del Barroco era un hombre desbordado de trabajo.

Gracias al favor de Urbano VIII y Alejandro VII (Papas en el periodo comprendido entre 1623 y 1665) Bernini dominó con mano firme el mundo del arte en Roma durante el siglo XVII. Otros grandes artistas como Borromini o Pietro da Cortona, tuvieron que conformarse con un papel secundario.

 

El centro del catolicismo

Ya en la fase final de su carrera, Bernini recibió uno de sus encargos más importantes: remodelar la plaza de San Pedro para conseguir una entrada monumental y de gran aforo para los fieles a la Basílica de San Pedro, que Bramante, Miguel Ángel y Maderno habían diseñado durante décadas.

El espacio que ocupaban pequeños oratorios e iglesias fue limpiado y Bernini diseñó su célebre columnata, unos brazos que abrazan al fiel formados por 284 columnas y 88 pilares. Es un pórtico de cuatro filas. En lo alto casi 150 estatuas de santos, muchas de ellas modeladas en cera por el propio Bernini y esculpidas por su inmenso taller de discípulos (sin decenas de discípulos, el genio napolitano no podía cumplir los plazos, eso seguro…).

La columnata de Bernini se erigió como un acierto arquitectónico y urbanístico, dotando de funcionalidad y simbolismo a la plaza que se convertiría en el centro del catolicismo y uno de los lugares más importantes de toda la cristiandad. A la hora de visitar Roma, los creyentes no pueden evitar la emoción al penetrar en este lugar.

En el centro de la plaza se halla el Obelisco Vaticano procedente del Circo de Nerón. El célebre Calígula lo había traído de Alejandría a principios del siglo I d.C. Carlo Maderno se encargó de colocar esta pieza por petición de Sixto V a finales del siglo XVI, décadas antes de que Bernini empezase a trabajar en la columnata.

Dice la leyenda que los arquitectos e ingenieros se las vieron y se las desearon para cumplir con la exigencia del Papa, hasta el punto de que poco faltó para que se viniese abajo a la hora de levantarlo.

 

Recomendaciones para el visitante

Todos los caminos llevan al Vaticano, pero nosotros recomendamos cruzar por el Ponte Umberto I o por el Ponte Sant’Angelo y dirigirse hacia el Vaticano por la Via della Conciliazione.  Impresiona ver en perspectiva la fachada de San Pedro. Un prodigio urbanístico y escenográfico que deberemos inmortalizar con algunas fotos.  

¿Qué ver en la Plaza de San Pedro? Pues al Papa. Si está en Roma, el Pontífice sale los miércoles a las 10:30 para la Audiencia y los domingos a las 12 para el Ángelus. Muy recomendable, seamos o no católicos.  

 

Transporte

Metro: Ottaviano, línea A

Localización: 
Piazza San Pietro
Vaticano , RM
IT

Lugares cerca de Plaza de San Pedro

Valoración: 
Sin votos (todavía)
Publicado por

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío de mensajes basura.